Se suman más centros comerciales para hacer respetar cajones de estacionamiento reservados a discapacitados

El alcalde Víctor Fuentes Solís literalmente se puso en el lugar de las personas discapacitadas que diariamente acuden a los centros comerciales y, utilizando una silla de ruedas, constató las dificultades que éstas atraviesan al ver que los lugares que están destinados exclusivamente para ellos, son usados por personas que no los necesitan.

La mañana de este viernes el presidente municipal también firmó un convenio de colaboración, en el que se están sumando la cadena comercial H-E-B y el Centro Comercial Plaza Fiesta al proyecto de Cero Tolerancia, con el que permitirán que las patrullas y los elementos de la Dirección de Movilidad Urbana, puedan ingresar a los estacionamientos de estos lugares y multar a quienes no porten las placas especiales y ocupen los lugares destinados a las personas con discapacidad.

“Con la firma de este convenio buscamos hacer que se respeten los lugares que están destinados para las personas con alguna discapacidad, lamentablemente vemos muchos gandallas que con pleno uso de sus facultades físicas, no mentales, hacen uso de estos cajones que nos son V.I.P., sino son exclusivos para quienes verdaderamente los necesiten”, dijo el edil.

“Cuando se tiene alguna limitación física, cuando se requiere el uso de bastón, un apoyo, o una silla de ruedas, la vida se vuelve mucho más difícil, lo menos que podemos hacer es apoyar y comprender, con el respeto de estos lugares, a quienes pasan por una situación de este tipo, para que puedan acceder con un privilegio distinto a las personas que tenemos el uso y goce de todas nuestras facultades”, agregó.

El munícipe dio a conocer que desde el pasado 15 de marzo, cuando se firmó el primero de estos convenios con empresas como la Cadena Comercial OXXO, 7 Eleven, Soriana y Liverpool, han sido aplicadas poco más de 120 multas a quienes ocupan indebidamente los lugares exclusivos para personas con discapacidad.

Se informó que a raíz de la entrada en vigor del nuevo Reglamento de Tránsito Homologado de la Zona Metropolitana, el costo de la multa por estacionarse en un lugar exclusivo para discapacitados asciende a 3,000.00 pesos y ésta no es permutable, no se puede condonar, ni está sujeta a descuentos.

“Vamos a buscar, en la medida que pase el tiempo, si no vemos una reacción favorable por parte de la población, incrementar las sanciones y si es necesario, llevarnos el vehículo o bien, como lo hacen en otros países, poner candados para los neumáticos para que las personas tengan que ir a pagar la multa y luego regresen por su vehículo”, expresó.

Fuentes Solís explicó que anteriormente los agentes y las unidades no podían ingresar por tratarse de una propiedad privada y el centro comercial no tenía las facultades para multar a quienes infringían el reglamento, pero ahora con este convenio, se les brinda el acceso a los elementos de Tránsito para poder imponer las multas.