Inauguran señalética y aumentarán riego por altas temperaturas

Debido a que las altas temperaturas que se están registrando en la entidad no sólo afectan a las personas, sino también a las áreas verdes de parques y plazas, el Municipio de San Nicolás incrementó el sistema de riego que existía en el Gran Parque San Nicolás y también aumentará la frecuencia con la que se les surte de agua al césped y a los árboles de este espacio público.

 Durante un recorrido realizado por este parque, uno de los más grandes de la Ciudad, el alcalde Víctor Fuentes Solís, puso en marcha un programa emergente para el rescate de las áreas verdes ante el incremento del calor, denominado Medio Ambiente en Canícula.
 El presidente municipal dijo que es en esta época cuando los árboles, las plantas y el pasto sufren más por el calor.
 En otras temporadas del año, expresó, el riego es de 20 a 30 minutos por día, posteriormente se eleva a 40, pero aún así no es suficiente, este año se cambió el horario para regar y tampoco, ya que desde las 7:00 de la mañana y hasta después de las 8.30 de la noche hay temperaturas cercanas a los 30 grados centígrados y el agua no alcanza a llegar a la raíz, sino que ésta se evapora por el calor que existe.
 Ante esto, el edil ordenó duplicar los horarios de riego, para que alcancen a recibir suficiente agua, sin importar el impacto económico que esto representara, pues el incremento sería de al menos dos millones de pesos durante la temporada, es decir, el Municipio estaría pagando cerca de cuatro millones durante estos meses.
 Respecto al Gran Parque San Nicolás se dio a conocer que las áreas verdes que tienen riego por aspersión automatizado son seis hectáreas y que en todo el municipio la superficie total asciende a dos millones de metros cuadrados los que se riegan con aspersores y mediante pipas.
 El Secretario de Servicios Públicos del Municipio, Alfredo Gaona Cervantes, indicó que el 14 de julio iniciaron los 40 días más calientes del año, época en que no llueve y que este programa emergente se implementó para evitar sufrir los estragos de las altas temperaturas.
 Las lluvias atípicas del 2015, comentó, ayudaron a que los mantos acuíferos se robustecieran y hasta el día de hoy todavía sigan sirviendo para llenar las pipas con las que se riegan las plazas y espacios públicos donde no hay sistema automatizado.
 Gaona Cervantes reveló que el origen del agua de riego en la ciudad proviene en su mayoría de pozos (98.3%), el 1% se riega con agua tratada y solamente el 0.7% es regado con agua potable.
 Las áreas verdes en San Nicolás son regadas un 70% con sistemas automáticos de aspersión y un 30% mediante pipas de manera manual, con un total de 840 millones 984 mil 690 litros de agua al año utilizados en riego.
 Durante el recorrido, también fue inaugurada la nueva señalética del Gran Parque San Nicolás consistente en la pintura y renovación de toda la imagen gráfica y el sistema de comunicación visual para guiar y orientar a los visitantes mediante tableros de avisos, ubicación, recomendaciones y reglamento.