Encomiendan al escultor Cuauhtémoc Zamudio restauración de campana

La campana que lucía en lo alto del Palacio Municipal de San Nicolás el paso de los años, está siendo restaurada por el Escultor Cuauhtémoc Zamudio y estará lista en los próximos días para ser integrada a la remodelación de la que está siendo objeto el edificio de la presidencia.

El escultor regiomontano dio a conocer que el Gobierno Municipal de San Nicolás le confió hace poco más de tres semanas la restauración de este importante símbolo, en torno al cual se reúnen miles de nicolaítas cada noche del 15 de septiembre para escucharlo tañer luego de que el presidente municipal en turno lanza el tradicional Grito de Independencia.

La Secretaria de Desarrollo Humano Municipal, Norma Paola Mata Esparza y el Director de Cultura de San Nicolás, Katzir Meza, acudieron al estudio del escultor en la Colonia Florida, para constatar el avance que registra la restauración de la campana y pudieron comprobar que ésta se encuentra en los últimos detalles.

El artista, que está por cumplir 55 años como escultor, explicó que después de bajar la campana del lugar donde se encontraba, los trabajos consistieron en retirar la pintura con la que había sido cubierta, para posteriormente aplicar una patina, la cual se logra con fuego, ácido y fierro, hasta conseguir el tono tabaco que se solicitó por el Municipio para que contrastara con el color de la cantera de la fachada del inmueble.

“Posteriormente se le aplicó una cera para que la proteja del sol y de la lluvia”, señaló “y como la idea de las autoridades de San Nicolás era conservar el diseño original, también se mandó hacer a un taller de carpintería el cuerpo de madera que cubría la estructura que sostenía la campana.

“A esta madera de pino se le dará un acabado café oscuro y también llevará unos remaches que preservarán la originalidad de la pieza, finalmente se le colocarán unas escuadras y una pieza en la parte superior de 1.70 de alto y cuatro pulgadas de ancho que le dará más seguridad en su colocación”, agregó.

La campana, que tiene un peso de poco más de 150 kilos aproximadamente, data de la Administración Municipal 1989-1991 y fue colocada en lo alto del edificio de la presidencia nicolaíta en 1990.

Mata Esparza indicó que la campana es la cereza del pastel en la remodelación no sólo del edificio de la Presidencia Municipal, sino de todo el Centro de San Nicolás, que ahora luce con banquetas más amplias y sin obstáculos, además de rampas para una mejor accesibilidad.

“El edificio de la Presidencia Municipal tiene un arraigo enorme en la comunidad, es el lugar donde por tradición se reúnen las familias nicolaítas y donde confluyen cada ceremonia del Grito de Independencia.

“Al momento de elegir a quien le encomendaría la restauración de la campana, no había mejores manos que las de Cuauhtémoc Zamudio, uno de mejores escultores del país, para nosotros es un honor que haya aceptado restaurar nuestra campana”, señaló la funcionaria.